Enredados: la técnica del 'grooming'

Enredados (2010) cuenta la historia de Rapunzel, una princesa con cabello mágico de más de 20 metros de largo que desea conocer el mundo y no estar encerrada en una torre con su madre falsa, Madre Gothel, quien la secuestró siendo un bebé. Aprovechando la llegada del bandido Flynn Rider, Rapunzel sale al exterior y cumple sus sueños, entre ellos, encontrar a sus verdaderos padres.



A nivel de realización, Enredados combina el arte de la animación por ordenador con la sensibilidad de los clásicos Disney creados a mano, como Blancanieves y los siete enanitos (1937) o La Cenicienta (1950). El supervisor de animación fue Glen Keane, quien cuenta en una entrevista que “este proyecto empezó en la época de Michael Eisner [principios de los 2000] y estuvimos un tiempo trabajando en él hasta que Michael me dijo que íbamos a utilizar la animación por ordenador. Yo dije: “¿Qué voy a hacer ahora con estos dibujos tan bonitos?”. Me respondió: Hazlos con CGI [Computer Generated Imagery]. Los harás igual de bonitos”. Lo tomé como un desafío, y se lo debo todo a Michael.”



La sensibilidad de Keane a la hora de crear los dibujos por ordenador llevó a la animación a un nivel de fluidez y gracia capaz de captar el toque de los clásicos hechos a mano. En este sentido, los interiores de la torre de Rapunzel tomaron como inspiración directa el taller de Gepetto que aparece en Pinocho (1940). En estos dibujos, se utiliza la representación no fotorrealista para crear la impresión de una pintura.


A nivel de animación, los personajes de Flynn, Rapunzel y Madre Gothel fueron los mejores

personajes generados por ordenador hasta entonces; están estilizados y muestran expresiones faciales repletas de matices, incluso en los animales como Maximus, el caballo, o Pascal, el camaleón.



A pesar de todas las grandes técnicas empleadas para conseguir una animación perfecta, el mayor valor de la película se asocia a la creación del pelo de Rapunzel, de más de 20 metros de longitud, el cual está dotado de un gran realismo y de un movimiento fluido.


En Enredados, el pelo es el potencial de la protagonista. Esto se conoce como la técnica del grooming, que se emplea en CGI para la creación de pelo de forma realista. En general,

es importante una buena iluminación y sombreado que aporte mayor autenticidad a la creación digital. Para esto, el software especializado Houdini es una gran herramienta. Igualmente, es perfecto para simular la interacción del pelo con el agua, la tierra o distintos objetos, dando más realismo a los seres vivos en los que se implante.



Animar una melena de estas proporciones es algo difícil de controlar a ordenador, pues hay más de 140.000 pelos en la cabeza de la protagonista. Sin embargo, los animadores consiguieron un movimiento natural gracias a fórmulas físicas que recrearon el peso que puede tener un cabello de esta longitud. Incluso se creó un departamento específico para el pelo.


Una dificultad añadida tenía que ver con el carácter del personaje, pues, durante todo el filme, Rapunzel no para de correr o saltar, por lo que su pelo se entremezcla con los objetos del entorno, algo que debe ser natural y obligar a cuidar hasta el más mínimo detalle. Además, el pelo no debía ser un impedimento para la libertad del personaje, sino que debía estar completamente habituada a él y manejarlo con destreza, a pesar de tener un cuerpo muy pequeño en comparación con su mata de pelo.



Para facilitar el trabajo de los animadores, Glen Keane creó la “Biblia del pelo”, con dibujos

que servían de referencia para captar el look de la melena dorada del personaje. El pelo de

Rapunzel fue resultado de los siguientes pasos:


1) Referencias de pelo: en primer lugar, se tomaron referencias reales de pelo para estudiar cómo se mueve el cabello, cómo interactúa con los demás objetos de su entorno, cómo se amolda a los movimientos del cuerpo, el peso adecuado que debía de tener, etc.


2) A partir de estas referencias reales, se empezó a desarrollar un sistema de simulación física en el que se desarrollaron muchas estructuras mecánicas y ecuaciones matemáticas para crear el movimiento del pelo a grandes rasgos, su fricción, sus rizos, su cantidad, etc.


3) Una vez se tuvo una estructura básica de cómo iba a ser el pelo, se empezaron a realizar

cientos de pruebas sobre el personaje de Rapunzel hasta que los animadores y los directores entendieron cómo querían que fuera el movimiento y aspecto de su pelo. Los segundos daban constantes indicaciones a los primeros para conseguir el resultado deseado.



4) Tras varios intentos fallidos, los animadores decidieron establecer primero la fricción con el suelo, pues así podrían controlar cómo se movería la animación en cada entorno. Para ahorrar tiempo y dinero en la creación de tantos pelos individuales, los artistas del estudio se

limitaron a crear lo necesario, no toda la cantidad de melena. En este sentido, dividieron el pelo en tres partes: la más pegada a la cabeza estaba totalmente animada y se adecuaba a los movimientos de la muñeca, la parte del medio solo tenía movimientos básicos direccionales y la parte final del pelo se mantuvo totalmente estática, pues estaba bastante lejos de los movimientos corporales de Rapunzel. De hecho, en los planos más cortos de la muñeca, solo se utilizaba la parte superior del pelo, dejando las otras dos totalmente estáticas sin creación de movimiento, pues era innecesario.



5) Únicamente se animaron 173 pelos, aprovechando que los mechones situados a los lados

de los pelos animados tendrían los mismos comportamientos que estos. Por tanto, se desarrollaron técnicas para simular 173 pelos que, más adelante, se renderizaron consiguiendo el resultado final, al que se añadieron las luces y las sombras en otro departamento.


El trabajo de la creación del pelo fue un trabajo arduo que duró más de dos años, pero, finalmente, resultó ser una genialidad para la trama de la película y para la animación en general, pues supuso un antes y un después en las técnicas conocidas hasta el momento. De hecho, las futuras películas de la compañía contarían con esta tecnología para dotar de mayor realismo a sus personajes, como Mérida en Brave (2012), Elsa en Frozen (2013) o Vaiana en su película homónima (2016).



Pero, si algo queda claro, es que la esencia del dibujo en papel debe mantenerse para conservar la calidad y delicadeza de las historias. John Lasseter, miembro fundador de los estudios Pixar, comenta en una entrevista lo siguiente: “La tecnología no importa. Me encanta la calidad del dibujo a mano y creo que la gente seguirá pagando por verlo si está bien hecho, y hemos tenido a los mejores talentos del mundo en Disney Animation Studios. Pero Disney también puede trabajar, a su estilo, con los efectos generados por ordenador. Enredados es la esencia de Disney.”