Remakes, reboots, revivals, spin-offs... ¿Qué estoy viendo?

Remakes, reboots, secuelas, precuelas… solo tenemos una conclusión clara: los universos narrativos nunca se acaban. Y “no es que Hollywood esté en bancarrota creativa; es solo que quienes toman las decisiones no creen que a ti, que el sábado estás consultando la cartelera, de verdad te apetezca, en el fondo, probar algo nuevo”. Así lo explica el productor Blake Snyder en su libro Salva al gato y es que una de las grandes ventajas de expandir universos narrativos frente a la creación de obras sin referentes audiovisuales previos es la seguridad que hay un público que está deseando ver la siguiente parte de su película o serie favorita.



En esta obra, publicada hace más de diez años (2007) ya advertía de que las franquicias se iban a multiplicar. Y los datos le han dado la razón. En 2019, las diez películas más vistas en España formaban parte de un universo ya creado (Star Wars, El Rey León, Dumbo, Frozen, Avengers) o era una versión de una película previa (como es el caso de Padre no hay más que uno, de Santiago Segura).


Y no es solo por el éxito que tienen estas franquicias a nivel económico, es que la generación de nostalgia y de volver a ver nuestras series favoritas son un género en sí mismo. Y es que la nostalgia es la herramienta perfecta para conectar con el espectador. Nombres como Star Wars, Harry Potter, Blade Runner, Expediente X, Twin Peaks, Prision Break, los clásicos de Disney... tienen cada vez un sitio más privilegiado en la gran y pequeña pantalla. Las historias que mejor funcionaron vuelven a hacerlo a través de remakes, reboots, spin-offs y otros reciclajes narrativos. Pero, ¿sabes diferenciarlos? Aquí te traemos algunas claves para hacerlo.


Remakes



Un remake es una versión de una serie o película que ya se ha creado antes, “re-hecha”. El autor es el que da un punto de vista o actualiza un contexto. Por ejemplo Ocho apellidos vascos es un remake de una película francesa Bienvenidos al Norte; en la que se ha utilizado la idea del contraste de culturas para hacer una película que, en este caso, hablaba del choque entre vascos y andaluces. ¿Otro ejemplo? Shameless. Una de las comedias más reconocidas de los últimos años, proviene de la serie homónima inglesa. Es cierto que esta versión es un poco más cruenta para los seguidores, pero cogiendo las claves de la serie y trasladándolo a la zona sur de Chicago, la serie nos cuenta la historia de una familia disfuncional: los Gallagher. Seguro que estos años estás escuchando un montón este término y es que las nuevas versiones de Disney son remakes de las anteriores. El Rey León, Aladdin, Dumbo y, por supuesto, la nueva Mulán han llegado para quedarse en nuestras vidas de cuerpo real. ¿Cuántas has visto ya?


Reboot



Bajo la premisa de una película o serie original, se crea una versión propia de una obra audiovisual. Un reboot no trata de homenajear o “re-hacer” una historia”, sino que busca quedarse con las claves de una obra ya hecha y llevarla a un nuevo espectador. Un dato interesante en este tipo de adaptaciones es el que daba Fuera de Series: muchas veces esto también se hace para actualizar el discurso y la producción a la sociedad multicultural y abierta actual. Ya no son solo hombres blancos los protagonistas de los clásicos y la readaptación cobra un sentido más “real”. Mezclamos la nostalgia con un mundo con el que nos podemos sentir más identificados. Series como Día a día o Madres Forzosas son claros ejemplos de esto. ¿Otro? Cazafantasmas. El reboot que dio tanto que hablar y en el que ahora las que se encargar de salvarnos son ellas. Pero esta no es la única función de los reboots, personajes como Sabrina han vuelto a nuestras vidas con unas premisas claras que parten de los cómics (bruja adolescente, vive con sus tías y su gato, enamorada de Harvey), pero contadas de una forma totalmente distinta.


Revival



Hay películas y series que se basan en personajes. Esas en las que lo primero que te viene a la cabeza al hablar de ellas es la cara de un actor. ¿Se puede hacer Indiana Jones sin Harrison Ford? ¿Te imaginas un nuevo Friends o Seinfeld sin los actores originales? Un revival es la continuación de una obra audiovisual con los protagonistas de la original. Este tipo de producciones, sobre todo en series, está en un momento más que dulce: Prison Break, Veronica Mars, Will y Grace, Expediente X o Las Chicas Gilmore son solo ejemplos de que hay más series así de las que recordabas. Y lo peor: ¡nos encantan! Todos estamos esperando que nuestros personajes favoritos vuelvan a la pantalla y el momento es ahora.


Spin-off



Los spin-off son muy fáciles de identificar. ¿Has visto alguna vez que uno de los personajes de tu serie o película favorita protagonizara una producción audiovisual por sí mismo? Cuando se utiliza un objeto, situación o personaje de la obra original para contar una nueva historia estamos creando un spin-off. Desde la historia de Han Solo en Star Wars a Better Call Saul a partir de Breaking Bad o Los Originales o Legacies de Crónicas Vampíricas utilizan un elemento previo para seguir desarrollando el universo. Y, por supuesto, sus fans seguimos las nuevas creaciones. Hay muchas formas de crear todos estos reciclajes narrativos: series que siguen en películas o viceversa, o, incluso en cómic o podcasts. Por ejemplo, El Ministerio del Tiempo cuenta con unos podcast de Julián en la temporada 2, mientras está en la guerra de Cuba, ¿es un spin-off? ¿Y la serie de Agents of S.H.I.E.L.D. a partir de Avengers?


¿Antes o después?




Lo mejor de estos universos narrativos es que puedes expandirlos para la dirección que más interese. En Harry Potter, nos cuentan la historia de los animales fantásticos mucho antes de que nacieran los protagonistas de la saga original, por lo que las nuevas historias son previas a las aventuras de Ron, Hermione y Harry. A esto se le llama precuela. Lo mismo ocurre, por ejemplo, con El Hobbit y El Señor de los Anillos.


Sin embargo, si la historia es posterior, como las películas de Star Wars Episodio VII, VIII y IX o las que se van formando a partir de Avengers, a estos reciclajes narrativos se les llamaría secuela. Si has pensado que Capitana Marvel es una precuela, es que lo vas entendiendo. Hay muchos más términos que toman juego aquí. Así que si te sigues viendo con ganas, aquí tienes una guía para seguir sumando nuevos nombres y ser todo un experto en reciclajes narrativos. ¿Con cuál te quedas?