Marvel: ¿en qué universo estamos?

De que Marvel es el rey de los crossovers de los últimos años no hay duda alguna. La unión de películas, series y personajes, que acaba desembocando y llegando a su auge en los largometrajes de Los Vengadores, es ya un clásico en nuestras citas con la gran pantalla. Pero esto no es nada comparado con su nuevo objetivo: crear un universo de un mismo personaje.



¿Qué es un crossover? ¿De dónde viene esta tendencia a hacer crossovers en el cine?


Por si estás un poco perdido con toda esta terminología, es mucho más sencilla de lo que parece. Un crossover es un “cruce”, un punto de unión entre personajes o historias de un producto -en este caso audiovisual- con otra obra.

Está claro que uno de los mejores motivos para querer ver un crossover es ser testigo de la unión o el enfrentamiento entre grandes clásicos del cine y el cómic. Y de eso se dieron cuenta grandes productoras como Universal Pictures o Toho a mediados del siglo XX con películas como Frankenstein y el hombre lobo (1943), en la que el hombre lobo busca una cura, pide ayuda al doctor Frankenstein y acaba encontrando al monstruo, o King Kong vs Godzilla (1962), en un enfrentamiento entre ambos conocidos personajes de la ficción. Este esquema se ha repetido con películas de terror como Freddy vs Jackson (2003) o Alien vs Predator (2004).



Sin embargo, Disney -que ahora mismo no deja de usar este tipo de recursos en sagas de la talla del Universo Marvel o Star Wars- no haría algo así hasta 1988, cuando firmó un acuerdo con Warner para que Mickey Mouse y Bugs Bunny protagonizaran ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988). ¿Una anécdota? Este contrato incluía que ambos personajes debían estar exactamente el mismo tiempo en pantalla.


Marvel: el rey de los crossovers en la gran pantalla


Pese a que no podemos olvidar del dominio de las series del Arrowverse (y, por tanto, DC) en The CW y el mediático crossover que celebran todos los años entre series como Arrow, The Flash, Supergirl o Legends of Tomorrow, Marvel ha conseguido crear en los últimos años un universo en la ficción que diluye los límites entre sus películas. Hulk aparece en los largometrajes de Thor, la Viuda Negra en el de Capitán América y, por supuesto, la reunión -y taquillazo- de todos sus superhéroes se produce en Los Vengadores.



Pero vayamos por escalones en lo que supone un crossover y los límites que está rompiendo Marvel. Podríamos considerar un primer nivel a Los Vengadores: varios superhéroes que tienen películas individuales se suman para derrotar un peligro mayor. Esto hace que los personajes creen una relación que se irá viendo en sus propias películas.



Por ejemplo, Capitán América se enfrenta a Iron Man (Capitán América: Civil War), cosa que les afectará en una lucha aún mayor (Vengadores 3). Aquí vale la pena mencionar cómo han hecho esto con series como Agents of Shield, que bebe de las películas de Marvel y hace constante referencia a las mismas. Incluso intercambian personajes (de nuevo un crossover).



Pero demos un paso más. Sabemos gracias al universo de Marvel que el Capitán América de Chris Evans y el Iron Man de Tony Stark que están en el mismo mundo y que lo que haga uno puede afectar al otro. Pero, ¿qué pasa si hay varios Iron Man en realidades paralelas? Bienvenido al Spider-Verse.


Spider-Man: Into the Spider-Verse.


La que fuera la gran sorpresa hace un par de años. Nominada a los Oscars. La mezcla perfecta de humor, una buena historia y aventuras. Pero también la primera que jugó con la idea de “soy el único Spider-Man”, “solo hay un Spider-Man”, ¿o no? Una pregunta que abre un nuevo universo y enloquece las reglas del juego de las películas de superhéroes.


La crítica llegó a describir el largometraje de animación como “uno de los mejores filmes superheroicos que nos ha dado Hollywood desde que se iniciase el boom”. Además, a nivel técnico es una apuesta muy interesante por combinar recursos del cómic y de la animación. ¿Aún no la has visto? Pues parece un claro paso intermedio entre lo que hemos visto de Marvel y lo que está por llegar. Y encima es una muy buena película. Si te hemos despertado el gusanillo, está disponible en Netflix.



¿Por qué todos hablan del “gran crossover” de la nueva película de Spider-Man?


Tres Spider-Man. Los tres actores que en los últimos años han desempeñado el papel del hombre araña se encontrarán en Spider-Man 3, la tercera entrega de la saga protagonizada por Tom Holland. Así, Andrew Garfield (The Amazing Spider-Man, Marc Webb) y, si se cierran las negociaciones con Sony, Tobey Maguire (Spider-Man, Sam Raimi) se unirán a Holland para convertirse en Peter Parker en esta nueva entrega. Ya no hablamos de la posibilidad de que haya varios Spider-Man, hablamos de que tres historias que hemos visto y que están en nuestro recuerdo -como independientes, como, incluso, diferentes versiones de una misma narrativa- convergen en esta película.



Eso hace que no contemos solo con los Peter Parker, la trama -enemigos, amigos, romances- de las tres versiones de Spider-Man tiene que unirse en un mismo universo. Para eso, recuperaremos a icónicos personajes de las Spider-Man de Sam Raimi como la Mary Jane de Kirsten Dunst y el Doctor Octopus de Alfred Molina. Por su parte, de The Amazing Spider-Man volverán Jamie Foxx como Electro, aunque sin el color azul que le caracterizó en sus anteriores apariciones, y se están intentando cuadrar las fechas con Emma Stone para que forme parte de este crossover como una Gwen Stacy que falleció en los brazos de Garfield en The Amazing Spider-Man 2.



Y no solo eso, sino que Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) también ha sido confirmado para formar equipo con el Spider-Man de Holland, como ya ocurrió en Los Vengadores. ¿Tienes tantas ganas de ver Spider-Man 3 como nosotros?