Festivales y eventos audiovisuales en un mundo híbrido

La industria audiovisual se enfrentó primero a un cambio de paradigma derivado de una nueva forma de consumir contenido audiovisual por parte de los usuarios. Esto llevó al auge de las VODs, OTTs, y las guerras del streaming (más conocidas como las Streming Wars). A raíz de estos cambios, los festivales y eventos se peleaban por conseguir a representantes locales e internacionales de las principales plataformas del mundo para crear un contenido exclusivo y actual para sus participantes. Sin embargo, nadie pudo prever la llegada de una pandemia mundial y, con ella, la dificultad añadida de, no solo mantener una calidad del contenido y participantes en estos eventos, sino adaptarse tecnológica y estratégicamente para sobrevivir en un nuevo contexto social.



Con el distanciamiento social, las limitaciones de aforo y las cuarentenas, el 2020 se ha convertido ya en el año de los eventos online. Sin embargo, muchos todavía luchan por conservar la presencialidad adoptando formatos híbridos. Estos formatos combinan actividades y herramientas presenciales y online que ayudan a mejorar la experiencia de los participantes manteniendo la esencia física que todos buscamos, pero minimizando los riesgos.


Sin embargo, muchos eventos no han podido contar con esta opción. El formato híbrido es un formato con muchas dificultades técnicas, logísticas y presupuestarias que no siempre se puede afrontar. También existen razones externas que fomentan la decisión final de ir a un formato puramente online, como las restricciones de viaje o de empresa en eventos y festivales con un foco más internacional.


Premio Concha de Oro para ‘Dasatskisi / Beginning’ en la 68 edición del Festival de San Sebastián.
Premio Concha de Oro para ‘Dasatskisi / Beginning’ en la 68 edición del Festival de San Sebastián.

A la hora de organizar un evento online, hay varias características a tener en cuenta. La primera y más importante es la plataforma o el medio a través del cual los participantes pueden visionar las actividades o conectar con otros participantes. Esta plataforma, independientemente de si se trata de un desarrollo interno de la organización o de la contratación de un servicio externo, tiene a su vez una gran variedad de características, dependiendo de las necesidades de cada evento o festival.


De esta forma, el mercado internacional MIPCOM ha lanzado MIPCOM Online+, una plataforma online que ha estado disponible desde el 5 de octubre al 17 de noviembre, alargando considerablemente la duración del evento. Se han creado así nuevas secciones en el evento como los ‘Market Screenings’ o los ‘Global UPFRONTS’ con el objetivo de potenciar no solo sus contenidos, sino la utilidad de los mismos para los participantes de este mercado.



El Festival de San Sebastián, pese a realizarse también de forma presencial, ha ofrecido este año mucha de su programación a través de su página web. Así, ahora podemos encontrar un apartado que funciona casi como una programación lineal que permite a los usuarios, sin necesidad de registrarse, ver ruedas de prensa, alfombras rojas, entrevistas y demás actividades recogidas en el programa del festival. Además, también han añadido resúmenes diarios para que incluso los participantes virtuales puedan estar al tanto de todas las novedades del evento.


Photocall de Ventana CineMad 2020.
Photocall de Ventana CineMad 2020.

Además, esta faceta online, ha llevado a los mercados y festivales a alargar su duración, ya que los organizadores ya no cuentan con la total atención de los participantes. Al convertirse en una audiencia a distancia, se corre el riesgo de saturar al acreditado si se trabaja con los mismos tiempos que en un evento presencial, donde su atención se ve limitada por el espacio físico que ocupan.


Por ello, muchos eventos han decidido expandir sus fechas, aunque este es el caso sobre todo de mercados audiovisuales que han mantenido la duración del evento en sí, extendiendo la disponibilidad de sus plataformas para que los participantes puedan acceder a todos los contenidos. Así, MIPCOM, con su estructura MIPCOM Follow Up + (disponible del 17 de octubre al 17 de noviembre), Conecta FICTION, con su extensión de 4 a 12 días para actividades online y follow up de las actividades presenciales.


En el caso de los festivales, dada su naturaleza presencial y que su contenido se basa sobre todo en las proyecciones y presentaciones de cortometrajes, largometrajes y series, han mantenido en general la duración del evento.


Panel online de Conecta FICTION Reboot.
Panel online de Conecta FICTION Reboot.

Otra característica importante que diferencia a los eventos online es la programación. La creación de paneles y temáticas para un evento dependía en ocasiones de que los provisionales invitados pudieran acudir al evento para presentarlas. Sin embargo, la tecnología se ha adaptado rápidamente al cambio, permitiendo que los festivales y mercados cuenten con una mayor disponibilidad de altos ejecutivos para que participen en el evento. Esta opción evita, además, cualquier problema de agenda que atañe al invitado, ya que no les predispone a viajar o a estancias prolongadas que puedan interrumpir su trabajo.


Este aspecto también tiene una parte negativa, ya que esta nueva facilidad de contar con invitados potentes ha llevado a muchos organizadores a contactar con las protagonistas del audiovisual hoy en día: las plataformas. Sin embargo, se ha podido percibir un silencio generalizado por su parte, sobre todo en lo que concierne a mercados. Esto se puede deber a cambios estructurales, como en el caso de WarnerMedia o HBO Max, quienes entraron en la pandemia todavía sin un modelo empresarial definitivo; a una saturación o exceso de proyectos en desarrollo en la actualidad; o, a decisiones corporativas frente al futuro incierto que todavía nos depara.



Sin embargo, a quien sí hemos podido oír, y muy a menudo, en relación con festivales es a FILMIN. Esta plataforma española de cine se ha abierto camino entre gigantes como Netflix, Amazon Prime Video y HBO. Una de sus estrategias más agudas ha sido la de colaborar con gran cantidad de festivales, alojando las proyecciones dentro de su servicio de VOD (o vídeo bajo demanda). Así, ha colaborado recientmente con festivales como el 17 Festival de Sevilla (6-14 de noviembre), el Festival de Cine por Mujeres (4-15 de noviembre), el Festival de Alcine (6-13 noviembre), o el Zinebi (14-19 de noviembre).


Así, Filmin se convierte en un escaparate de los proyectos seleccionados en las diferentes categorías de estos festivales, presentándolos ante un público más amplio. Todos los usuarios de Filmin tienen acceso a estos contenidos y aquellas personas que quieran acceder sin tener cuenta, pueden optar a distintas promociones acordadas entre la plataforma y el festival. Por ejemplo, una de las más generalizadas es la que utilizó el Festival de Sevilla, el Festival de Huelva, o el Festival de Gijón, con pases especiales dentro de Filmin con los que, por 15€, se podía acceder al contenido del festival junto con dos meses de suscripción a la plataforma.



También existen otras tarifas como la del Festival de Alcine, donde cada proyecto tenía un precio individual de 0,95€, o del Festival de Cine por Mujeres, con un precio de 3,95€ por proyecto.


Al margen de los costes y beneficios, lo que está claro es que Filmin ha sabido adaptarse a la situación de crisis actual, ofreciendo un servicio muy acertado a los festivales actuales y consolidándose como un nexo de unión entre los organizadores y la audiencia. Mientras tanto, esta plataforma sigue creando alianzas y tiene actualmente 18 festivales en su carpeta de programación para este mes de noviembre.



Todavía no se sabe qué pasará con el resto de festivales y eventos programados para lo que queda de año, pero lo que sí queda claro es que la capacidad de adaptación del ser humano es infinita y que la tecnología ha permitido la extrapolación de los eventos presenciales a un formato 100% online. A partir de ahí, los organizadores tendrán que tener paciencia, estar al tanto de las últimas noticias en lo que respecta a la crisis sanitaria y, sobre todo, ser creativos a la hora de tomar decisiones y adaptarse a las circunstancias con las que se encuentren.


Sin embargo, lo que sí hemos aprendido con esta crisis es que mantenernos a distancia no hace sino incrementar nuestro deseo de volver a encontrarnos y, como lugares de encuentro, los festivales y mercados de la industria audiovisual harán todo lo posible para mantener su presencialidad, expandiéndose y complementándose con su formato online.


Escrito por Ana G. García