El sueño de la noche de los Goya

Anoche se celebró la 35 edición de los Premios Goya, la más atípica hasta entonces conocida por su formato online. Fue muy impactante ver los asientos vacíos del Teatro Soho, con cientos de pantallas tras los presentadores, pero, a pesar de todo, fue una noche de emociones a flor de piel. Quizá de las más emocionantes que hayamos visto.


Imagen: @PremiosGoya

La gala presentada por Antonio Banderas y María Casado tuvo una duración más corta de lo normal en la que estuvieron ausentes los momentos cómicos a los que estamos acostumbrados como símbolo de respeto, pero donde se nos puso la piel de gallina con las actuaciones musicales y las palabras del actor malagueño, quien hizo un repaso a los orígenes del cine mencionando el primer cine de Málaga y abogando a la idea que se comparte desde el inicio de la pandemia: "La cultura es segura".



Las actuaciones


El primer momento musical que vivimos fue un homenaje de Nathy Peluso al cuplé de "La violetera", compuesto por José Padilla en 1914 y que todos conocemos gracias a Sara Montiel y su película también llamada La violetera.



Avanzada la gala, fue el turno de Vanesa Martín, quien interpretó una emocionante versión de la canción "Una nube blanca", de la actriz y cantante Ana Belén, en homenaje no solo a todos los fallecidos en el audiovisual español durante el 2020, sino también a todos los que nos dejaron en cualquier parte del mundo.



Puede que llamara la atención la ausencia de la actriz Rosa María Sardà, fallecida el pasado 11 de junio. La realidad es que la actriz pidió que no se la incluyera en el homenaje, algo que la Academia ha respetado. Recordemos que la actriz fue presentadora de los Premios en tres ocasiones, motivo de más para aparecer en ese homenaje.



Sin duda, el mejor momento de la actuación fue el cierre: un emotivo recorrido virtual por todos los países del mundo con cientos de nombres en alusión a las personas fallecidas por la pandemia.


Imagen: RTVE

Continuamos con la música. La siguiente actuación fue una de nuestras favoritas: el homenaje a Luis García Berlanga. Este año se celebra el año Berlanga en homenaje al 100 aniversario del nacimiento de uno de los directores más importantes de nuestro cine.


El homenaje comenzó con Carlos Latre imitando a uno de los mejores personajes del cine de Berlanga y, por qué no, del cine español: Don Pablo, el simpático alcalde de Villar del Río interpretado por el gran Pepe Isbert en Bienvenido, Mr. Marshall.


Y su gran actuación terminó con una espectacular Diana Navarro cantando las "Coplillas de las Divisas", tema estrella de la película y sello de nuestra identidad.


La última actuación de la noche la vivimos a manos de Aitana, quien interpretó la mítica canción "Happy Days Are Here Again", de Barbra Streisand.



Los internacionales se cuelan en la gala


Antonio Banderas tiró de contactos y reunió a grandes actores y actrices del cine internacional mostrando su apoyo al cine español. Entre estos rostros, pudimos ver a Al Pacino, Salma Hayek, Robert De Niro, Charlize Theron o Tom Cruise, entre muchos otros.


Los premios de la noche


Terminemos esta crónica con los premiados. En esta ocasión, hemos podido disfrutar de una felicidad natural, sin obligaciones a discursos políticamente correctos y con lo que más importa a los ganadores en ese momento: su familia. Hemos visto sus rostros, nos hemos reído con ellos, con su alegría, con su auténtica forma de ser. Nos hemos metido en las casas de los nominados y hemos disfrutado con ellos, sintiéndonos parte de su momento estrella.


Empecemos por el Goya de Honor a Ángela Molina, la única que pudo recoger su premio en persona. Si hay una actriz que mejor representa el folclore y la tradición española es ella. Hija del cantaor Antonio Molina, siempre ha luchado por nuestra identidad y ha defendido el cine español. Si hay alguien que se merece este premio, sin duda, es ella.



La noche ha sido de Las niñas, premiada con el Goya a Mejor película, además de con otros tres galardones: Mejor dirección novel, Mejor guion original y Mejor dirección de fotografía.



Pero no se han quedado atrás las favoritas, como Adú, que se hizo con cuatro cabezones incluyendo el Goya a Mejor dirección a Salvador Calvo. En la misma línea está Akelarre, la gran sorpresa de la noche con cinco premios de la Academia.



El premio a Mejor actriz protagonista fue para Patricia López Arnaiz por su interpretación en Ane, a pesar de que la favorita del público era Candela Peña por La boda de Rosa. Pero, si algo ha demostrado Patricia con su personaje es que sabe adaptarse a cualquier tipo de género. Muy merecido su premio.



Otro de los grandes momentos de la noche llegó de la mano de Mario Casas y su Goya a Mejor actor protagonista por No matarás. Este ha sido un premio deseado por muchos, pues el intérprete llevaba muchas nominaciones por grandes papeles que nunca habían llegado a buen fin. Así lo reflejaba el actor cuando dedicaba el premio "a todos los que alguna vez se habían sentido A tres metros sobre el cielo", demostrando lo orgulloso que está de su trayectoria. Ahora llegó su momento y no podemos alegrarnos más por él. ¡Te lo mereces, Mario!



Sin duda, esta ha sido una gala diferente, pero el público está de acuerdo en que ha sido de las mejores que se han celebrado por su autenticidad, por su verdad y, especialmente, porque hemos sabido captar nuestra esencia, la esencia del cine español. Sin él, no seríamos nada.