Disney, pasos de gigante

Si algo sabemos de Disney es que siempre se ha caracterizado por ser la fábrica de las ideas, por innovar en aspectos técnicos, estéticos y narrativos hasta límites insospechados. Pero hay algo que siempre se le ha escapado: reflejar a personas diferentes; la diversidad sexual, la discapacidad o los trastornos psicológicos son realidades sociales que tienen que llegar a un público tan importante como son los más pequeños de la casa.


Ahora la compañía ha dado un paso de gigante con cortometrajes como Salir. Dirigido por Steven Junter, habla sobre Greg, un joven que no sabe cómo contar a sus padres que está saliendo con un chico. Con ayuda de su perrita y el clásico toque de magia que caracteriza a Disney, Greg descubre que no tiene por qué esconder su homosexualidad.



Ya habíamos visto algunas pinceladas en películas como el live-action de La Bella y la Bestia (Bill Condon, 2017), donde Lefou tiene una clara atracción sexual por Gastón. Sin embargo, esto nunca había sido algo abiertamente plasmado en pantalla. Ahora sí. Y nos encanta.


Salir forma parte de Pixar SparkShorts, un programa de proyectos para conocer nuevos creadores, nuevas técnicas y nuevas ideas. Esta colección la puedes encontrar en Disney+. En SparkShorts, no solo se da visibilidad a la historia de Greg, sino que también se tratan otros temas de gran importancia social como la forma de tratar a personas con autismo o discapacidad o la importancia del feminismo.


Hasta el momento, la colección cuenta con siete títulos que empiezan a mostrar un nuevo Disney, siempre con toda la magia que lo caracteriza y que nos enamora. Además de Salir, podemos encontrar los siguientes:


Purl (Kristen Lester)


En un mundo dominado por los hombres, un ovillo de lana consigue empleo en una start-up donde le cuesta mucho encajar. Tratará de conseguir a toda costa ser aceptada, pero eso hará que sacrifique cosas mucho más importantes.



Este cortometraje tiene un fuerte toque feminista que parte de tratar de reflejar el mundo en el que vivimos. Todos somos iguales a pesar de ser diferentes.


Vuela (Bobby Alcid Rubio)


Un padre se da cuenta de que su hijo es diferente a los demás niños. Para evitar ser juzgado por el resto del vecindario, trata de esconderlo hasta que es descubierto. En ese momento, tendrá que decidir si aceptar a su hijo o esconderse de nuevo.



Inspirado en el hijo del director, Alex, este corto está dedicado a aquellos padres que tienen niños considerados diferentes por los demás. Sin duda, una bonita historia con un final que merece ser feliz.


Kitbull (Rosana Sullivan)


Un asustadizo pitbull conoce a un fuerte gatito callejero. Su relación inusual les hará conocer el valor de la amistad.



Con el maltrato animal como trasfondo clave, este cortometraje es una llamada a la sensatez, una dura crítica hacia aquellos que abandonan o maltratan a sus mascotas. Todo ello recogido en una tierna historia que emociona al espectador y le hace reflexionar.


Smash y Grab (Brian Larsen)


Dos viejos robots trabajan desde hace años en una sala de máquinas, aislados del mundo exterior y moderno. Deciden arriesgarse y vivir libres.



Si algo tiene Pixar es perfección técnica. En este corto, lo demuestran una vez más. Por otra parte, el tema de la libertad y de luchar por ser quienes deseamos es una constante en la compañía y lo recogen de forma exquisita en esta historia.


Viento (Edwin Wooyoung Chang)


Una abuela y su nieto viven atrapados en un abismo alejado de la realidad. Deciden construir un cohete para poder escapar y buscar una vida mejor.



Esta historia es un homenaje a todos esos abuelos y padres que lo arriesgaron todo para dar lo mejor a sus hijos y nietos, dejándoles volar solos hacia un mundo lleno de oportunidades nuevas. Les debemos eterno agradecimiento.


Una vuelta (Erica Milsom)


Dos niños de un campamento de piragüismo acaban a la deriva en un lago. No conseguirán volver hasta que conecten y consigan ponerse en el lugar del otro.



Y Pixar volvió a hacerlo. En este cortometraje, aparece por primera vez un personaje con autismo, un pequeño gran paso para reflejar el mundo en el que nos encontramos y una nueva enseñanza para los más pequeños (y no tan pequeños).


Está claro que la compañía poco a poco está cambiando sus cánones de estilo y narrativa. Veremos qué nos depara el futuro. Seguro que tramas inolvidables.